Guerras del hambre: las potencias mundiales se disputan el cuerno de África

Desde los comienzos de la guerra fría y hasta las últimas décadas del siglo pasado, el Cuerno de África se convirtió en una de las zonas más codiciadas por las grandes potencias mundiales debido a su estratégica ubicación y a su cercanía con medio oriente. Su valor geopolítico fue generador hace algunas décadas de violentos conflictos armados, como la guerra en Somalia en 1977, que dejaron miles de muertos y refugiados.

Los motivos por los cuales los países poderosos se codean por esta región situada en el extremo oriental del continente africano hoy son muy distintos, pero una vez mas, la población local es la que sufre de los manejos de quienes tienen el poder.

Cuatro años atrás estalló en Darfur, una región ubicada al oeste de Sudán, un conflicto étnico que protagonizaron poblaciones de origen africano y árabe, en su mayoría musulmanes. Los enfrentamientos se agudizaron día tras día, hasta que se desencadenó una guerra que hoy cuenta con más de 200 mil muertos y un tercio de la población del país refugiada.

Hasta aquí, los factores provocadores de este conflicto parecen limitarse a cuestiones étnicas, culturales o religiosas, sin embargo existen motivos de mayor importancia que, paradójicamente, tienen menor difusión en la prensa mundial.

“En África difícilmente se registran guerras civiles por causas étnicas o religiosas, por lo general son conflictos políticos o luchas por el poder”, considera Hilda Varela, investigadora del Centro de Estudios de África del Colegio de México, y explica que debido a la fragilidad o inexistencia de instituciones políticas y sociales en los países africanos, la identidad étnica o religiosa se convierte en el principal “instrumento de movilización política”, por lo tanto se trata de guerras “étnico-políticas o político-religiosas”.

“En el núcleo del conflicto hay una larga historia de exclusión y explotación, en el marco de un sistema autoritario”, amplia Varela.

Ezequiel Escudero, coordinador del área de asuntos africanos del Centro Argentino de Estudios Internacionales, explica que la raíz del conflicto se encuentra en la fuerte inversión China en la región en los últimos años. Este país advirtió que en el cuerno de África, y en especial en Darfur, existen grandes reservas petrolíferas y de otros minerales que hasta hace una década habían sido explotadas en ínfimas proporciones.

Actualmente, la Corporación Nacional Petrolera China (CNPC) se ha convertido en el mayor inversionista extranjero en Sudán. Desde 1999, el gigante asiático ha invertido por lo menos 15.000 millones de dólares en este país africano, comparte una refinería de gran porte con el gobierno sudanés cerca de Jartum y ha construido obras en puertos, rutas y ciudades. No es un dato menor que más del 8% del petróleo chino proviene del sur de Sudán, convirtiéndose en el cuarto mayor proveedor de este insumo. 

“Un inversor del peso de China, puede modificar toda una estructura de mercado, por esta razón se despierta el foco de atención de los países de occidente”, explica Escudero, que considera que con esta potencia dentro de la región, África está dejando de ser “el patio trasero de Europa y Estados Unidos”.

Es importante aclarar que el poder de China no sólo radica en su capacidad económica, sino también en su importante peso en el Consejo de Seguridad de la ONU. Escudero detalla: “Ante las propuestas de Estados Unidos de que la zona en conflicto pase a ser un protectorado de las Naciones Unidas, la potencia asiática utiliza su poder de veto para que estas proposiciones sean rechazadas”.

Los datos son claros: China apoya a uno de los grupos rebeldes involucrados en el conflicto, los yanyaweed, y rechaza la intervención de los organismos internacionales, y Estados Unidos, al verse imposibilitado de ingresar en un mercado petrolero que ya no le pertenece, apuesta por frenar el avance chino desde el Consejo de Seguridad.

Luego de meses de discusión, el pasado primero de Agosto el gobierno de Sudán y la ONU acordaron desplegar la más numerosa fuerza de paz del mundo en Darfur. Cerca de 26 mil hombres serían enviados en Octubre a patrullar el área en el que se desarrolla el conflicto, una zona del tamaño de Francia.

 “Es difícil hablar del fin de la guerra, tanto en el gobierno como entre los rebeldes hay líderes que asumen posiciones inflexibles”, explica Hilda Varela. Pero una cosa es segura, mientras los grupos de poder se disputan sus intereses en una corte, miles de personas mueren cada día por la guerra y la hambruna que esta genera.

Por Danilo Miocevic 

Anuncios

One Response to Guerras del hambre: las potencias mundiales se disputan el cuerno de África

  1. nena dice:

    wahooo muy bien hecho felicidades….=)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: