Daltónicos, sin autocrítica, malhablados, ansiosos… yo, argentino

Hablando se entiende la gente. O al menos eso se dice. Pero hay un problema evidente con las señalizaciones, ya sean de tránsito o de cualquier otro tipo –sino piensen en el famoso “Tire’y “Empuje”de las puertas-. El rojo, el amarillo o el verde del semáforo, la senda peatonal, el tipito luminoso que indica cuando cruzar, el “descienda por atrás” o “mire antes de bajar” del colectivo. Todas estas son indicaciones y normas que dependen de nosotros hacerlas cumplir.

    Basta con pararse en una esquina para ver cuán obedientes somos y para entender un poco cómo es la idiosincrasia de la gran mayoría de los argentinos. Si bien no me baso en estadísticas ni en la exactitud de los números, y además estoy cayendo en una generalidad, está al alcance de todos ver qué es lo que ocurre en ese duelo diario entre automovilistas y peatones. Algo parecido al lejano oeste, pero acá con más muertes.

     En esos momentos en que nos paramos sobre el cordón de la vereda, o frenamos el auto  detrás o sobre la senda peatonal, comienza una tenaz la lucha contra la ansiedad. Cuando aún no nos corresponde cruzar, esperamos casi a mitad de la calle. Y al momento en que se pone en amarillo, damos por fin los primeros pasos. Siempre estamos apurados para llegar a algún lado. Una sensación similar pasa por quien maneja un auto.

    El conductor hace piruetas sobre el volante, se agacha y mira para arriba por debajo del reflejo del parabrisas para ver la luz del semáforo. Aún no está en verde y el coche –odio esa palabra- ya empieza a torear: con el rugir del motor, más un leve vaivén de la carrocería, deja en claro que está dispuesto a pisarte si cruzás al límite del tiempo. Y cada segundo cuenta.

     Así lo dejan en claro algunas avenidas, que, como antes del despegue de algún Apolo o cohete que va a buscar vida a la loma del orto, cuentan con un segundero como parámetro para que el peatón saque una cuenta matemática: medir la distancia, la velocidad y el tiempo de los que depende, simplemente, cruzar una calle. 5, 4, 3, … despegue. No hay tiempo para esperar al 2 y al 1. Si es lo mismo… amarillo, verde. Pareciera que hay una epidemia de daltónicos en Argentina.

     Sin embargo, a pesar de todas estas infracciones, no existe la autocrítica. Sólo hay una reacción: “¡La puta que te parió!”, se grita. Y, por si no queda claro, se agrega: “¡Hijo de puta!”. Y se lo pronuncia con acento argentino: bien marcada la P. Las personas que cruzan la calle putean a los automovilistas; los automovilistas a los peatones, e incluso a los perros que se aparecen sin avisar. Y se putea con coraje, con la mirada posada desafiante en el otro. Ahora, cuando se para el auto, o se baja alguno que es un poco más grande de físico que nosotros… se busca la manera de “arreglar” el problema, si hablando se entiende la gente, ¿no?

Por Rafael Bagnati

Anuncios

10 Responses to Daltónicos, sin autocrítica, malhablados, ansiosos… yo, argentino

  1. Juanito dice:

    Rafa: desea por atrás.-

  2. rafa dice:

    Después de usted “Bauti” jaja

  3. nopublicable dice:

    lindos dialogos entre juano y rafa en los comentarios, sigan asi compañeros ,,, jaja saludos

  4. Juanito dice:

    sumese el que quiera…
    somos gente “abierta”
    como Telerman(?¿)

  5. rafa dice:

    ¿Vieron a que a Telerman se le abre la cabeza para que le entren votos?

  6. rafa dice:

    Estaría bueno que entren ideas

  7. rafa dice:

    Coincido con vos, rafa.

  8. Juanito dice:

    Estaría bueno que Macri explicara su eslogan…
    Para empezar, no lo entiendo…
    Tal vez es un mensaje encubierto para que maten a los pobres.
    saludos.-

  9. rafa dice:

    “Estaría bueno Buenos Aires” es el slogan. Malísimo.

    Estaría bueno que una campaña política sea algo más que una publicidad.

    Aires Buenos estaría bueno… ¿no les gusta más eso?

  10. LooK Ass dice:

    metanse en mi blog en el que se tratan temas parecidos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: