Necesidades innecesarias

Gerardo es un chico de entre 15 y 18 años. Es alto y flaco. Tiene la piel pálida, usa anteojos y lleva la remera puesta adentro del pantalón, el que le llega hasta la altura del ombligo. Dice “la pucha”, cuando algo le sale mal. Le gusta coleccionar cosas, se corta el pelo en una peluquería de barrio y disfruta de pasarla en familia. No tiene un fotolog, ni tampoco un celular. “Parece que Gerardo anda necesitando un Movistar”, sugiere la empresa de telefonía móvil en su publicidad. ¿Qué tiene de malo el estilo de vida de este joven?, ¿realmente “necesita” un Movistar?
    El celular pasó de ser un medio a una unidad de medida. Ya no es sólo una vía por la cual las personas se comunican. De ser una herramienta útil, se convirtió en un objeto que marca modas y tendencias, y que termina por definir quienes están dentro y quiénes fuera del mundo actual. Sensaciones que resultan más comunes en los jóvenes.

    Y, justamente, el blanco del mensaje es ese segmento de la sociedad: los adolescentes. A partir de una descripción un tanto superficial sobre el estilo de vida de Gerardo, la campaña publicitaria de Movistar apunta con agresividad hacia las personas que no poseen un celular. En ningún momento se detalla si al chico le gusta leer libros o ver películas. Tampoco si tiene pensado seguir una carrera universitaria, o cuáles son sus anhelos y ambiciones en la vida. Así, se da a entender que quienes no tienen un teléfono móvil, no son nadie.

    De este modo, la campaña publicitaria contribuye a crear en los más chicos una nueva necesidad. Y esta nueva generación da la impresión de que está cada vez más preocupada por la imagen y por lo que aparentan ser que por lo que realmente son. Sin embargo, es necesario notar que el análisis no debe cerrarse a los objetos publicitados ni únicamente a las campañas de promoción, sino que se debe tener en cuenta el contexto en el que aparecen: un país que ubica la educación en un segundo plano, la superficialidad de los contenidos televisivos, la glorificación de la estética y de todo aquello que está al alcance de los ojos.
    Dado este bombardeo de mensajes vacíos y agresivos, parece que la mejor manera de proteger y armar a los chicos es con una educación fuerte y con herramientas que les permitan discernir lo realmente necesario y evaluar a las personas no por lo que tienen, sino por lo que son en realidad. Suenan cursi estas palabras, pero no es nada fácil escapar de estas necesidades innecesarias.

Por Rafael Bagnati

Anuncios

11 Responses to Necesidades innecesarias

  1. negruu_53 dice:

    la vida de alguien en el interior no es así? sin internet, sin celular?
    la verdad no sé..
    pero se ve que dio resultado Gerardo..
    soy de TEA y curso a la noche..
    ahora los agregamos como link de nuestro blog
    suerte!

  2. sofii dice:

    Si, el mensaje es como que sos medio tarado si no seguis la onda!

    Vivimos en la era de la imagen, del hedonismo, del consumismo… POSTMODERNIDAD!

    Saludos!

    Oh, me resulta familiar el chico q firmo arriba xD

  3. Rafael dice:

    ¿Estaremos perdidos ya, tan pronto? ¿No cabe la posibilidad de que demos unos pasos atrás y nos preguntemos adónde mierda vamos, o qué ganamos con tener un celular que tenga de Ring Tone a Paolo?

    Con esto no quiero decir que yo no me preocupe por mi imagen ni que no trate de estar en “onda” -en términos de Sofii-, pero de ahí creer a que soy más o mejor por combinar mejor mi ropa hay largo proceso de descomposición cerebral.

    No sé bien cómo es en el interior, pero que estos esquemas están bien dentro nuestro es un hecho.

    Hasta pronto. rafa mayo

  4. nopublicable dice:

    muy bueno el artículo rafita, espero q sigas aportando

  5. elástica dice:

    el celular -nuevo comodín.

    compre compre! – propiedades inherentes al comodín inescrupuloso:

    es un producto dinámico, su tecnología, diseño, etc avanzan desmedidamente. Por supuesto posee una elástica franja de precios, se introduce en cada clase social. Obviamente los medios se ocupan del “deseo”. Es un mal parido comodín. Que sucede, la persona desea identificarse con cierta clase social, entonces adquiere el último modelo tomándolo como referente de la alta. Es un objeto de “identificación” accesible, (ya que un audi, está l e e j o s de ser accesible). Ésto crea una deliciosa demanda inacabable.

    emm .. creo que en realidad no aporte nada nuevo a lo que muchos ya saben (y seguiría escribiendo y escribiendo), sólo necesitaba “decirlo” a lo bajito.

  6. jorge lanatta dice:

    estaria bueno evitar la repeticion de palabras…
    igual muy buena la nota

  7. alejandro dolina dice:

    esto es periodismo, el alba de los amaneceres, el oscuro templo de las vacas y el extremo tacho donde mean los inmejorables hombres del hoy,
    el consumismo te lleva a una boragine que te sucunda el cerebro y te manipula a su parecer…
    las drogas te sacan de esa invoragil realidad en la q vivimos…

    un saludo a maradona y a marta minujin

  8. Andy dice:

    Quien se hizo pasar por lanata y dolina?

  9. Carlitos Balá dice:

    Muy interesante la nota, un kilo y dos pansitos:) … aunque le faltó un gestito de idea! sucutrule sucutrule!

  10. Melissa dice:

    We don’t need no television
    we don’t need no thoughts control

    We don’t need no cellphones
    we don’t need no thoughts control

    y así da para rato…

  11. rafa dice:

    ¡Viva Perón! ¡Carajo!

    Están quemando mota a lo loco, diría un profesor que algunos conocemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: