Una mala influencia

La publicidad es un mercado y un negocio mundial muy rentable, que explota cualquier medio para ser difundida y es por eso que no existe persona en el mundo capitalista que pueda escapar de ella.

En los diarios, en la radio, en la tele o el cine y en la calle hay publicidad de todo tipo vendiendo diferentes productos o servicios, y es imposible ignorarla, porque a pesar de que no se lea o sea vea todo el tiempo, siempre está ahí presente, grabándose en el inconciente de cualquier individuo.

Quienes idean las publicidades están muy concientes de que aquello que publiciten tendrá un efecto en las personas, y de eso se trata la venta. Pero muchas veces la publicidad ofende al público o deforma situaciones o productos que no son aceptadas y lo único que genera son disputas y más divulgación de la misma publicidad rechazada.

No existe manera posible de detener el avance publicitario masivo y acelerado. Cada día surge un nuevo medio en donde publicitar y cada día quedan menos espacios libres para ser uno mismo, porque muchas publicidades transmiten mensajes implícitos que le dicen a la masa como tiene que ser, que se tiene que poner o que tiene que comprar.

Las personas, hasta dentro de un mismo ámbito, son todas diferentes, y cada una interpreta la publicidad de distinta manera. Por eso hay quienes que son más débiles, que se toman muy apecho aquello que ven en los anuncios, y por otro lado hay quienes que son más fuertes, y no se ven muy afectados por ellos.

Pero las diferencias entre los individuos de cualquier lugar del mundo, son tomadas en cuenta por los publicistas, porque hay publicidades para todos: Jóvenes, adultos, chicos, estudiantes, jubilados, deportistas, mujeres, hombres, etcétera. Todos están en alguna categoría y en toda categoría hay algo que se le puede vender.

En la vida hay productos primarios que el hombre necesita para vivir, que son publicitados como aquellos productos secundarios, que conforman la vida material de una persona. Hay que tratar de ver la diferencia, porque la publicidad es la encargada de convencer a las personas que necesitan algo, que necesitan eso que están publicitando.

Es el trabajo del individuo distinguir que es lo que realmente necesita y que cree que necesita, para no dejarse llenar la cabeza por la publicidad.

Por Andra Sitt

Anuncios

5 Responses to Una mala influencia

  1. Andy dice:

    Hey soy la primera que levanta un tp, mi fracaso de tp, suban los suyos y exponganse a la critica populaR

  2. nopublicable dice:

    bien ahi andy por animarte y por apoyar el blog,
    espero que todos se animen y suban sus notas y debatan sobre los diferentes temas
    mauro

  3. ramon dice:

    me gusta la nota, ya me la habias leido antes y te felicito

  4. Nicole dice:

    Hola me llamo Nicole soy de chile y tengo una pregunta que me estan haciendo en clase de lenguaje y comunicacion que es como influye la publicidad en los jovenes entre 16 y 28 años, espero lo antes posible una respuesta, muchas gracias

  5. Juanito dice:

    A mi parecer, la publicidad es un mensaje sin filtro o con muy poco, algo directo, concreto y con fines establecidos, ya sea vender un producto como difundir una idea, un concepto, símbolos, frases y consignas.

    espero te sirva mi humilde opinión.

    saludos.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: